Condenan a un dealer de Bº Miguel Ortíz

El individuo ya tenía antecedentes por infracción a la ley de estupefacientes. Fue registrado por los investigadores comercializando drogas en su domicilio particular.

Policiales 21/05/2024 Nicolás Nicolás
Captura de pantalla 2024-05-21 172623
Bº Miguel Ortiz

FRENTE A FRENTE.-El fiscal Penal Santiago López Soto, de la Unidad Fiscal contra la Narcocriminalidad (UFINAR), representó al Ministerio Público Fiscal en la audiencia mediante trámite abreviado en la que Hernán Cristian Gonzalo Garnica fue condenado a la pena de cuatro años y dos meses de prisión de cumplimiento efectivo.

Tras conocer las pruebas reunidas en su contra por UFINAR, el hombre admitió su responsabilidad en el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

En febrero de 2024 varias denuncias anónimas señalaban que Garnica comercializaba estupefacientes en su domicilio de barrio Miguel Ortiz. Ante esta situación desde UFINAR se inició una investigación.

Los efectivos del Grupo de Drogas del Sector 2 de la Policía de Salta identificaron que el denunciado recibía a numerosas personas en su casa, especialmente en horas de la noche, intercambiando “papelitos” por dinero para luego retirarse.

Además, se pudo establecer que el individuo registraba antecedentes por infracción a la ley de estupefacientes y que había estado detenido en 2019 en la Unidad Carcelaria 1.

Teniendo en cuenta la información y pruebas reunidas, el fiscal López Soto solicitó orden de allanamiento a la vivienda ubicada en Vicente López al 2900, medida que tuvo lugar el 24 de abril pasado. Como resultado del operativo, el hombre fue detenido y le fueron secuestradas dosis de marihuana, cocaína, elementos empleados para el fraccionamiento de sustancias estupefacientes, dinero en efectivo y celular.

Te puede interesar
NOTAS-DIARIAS

VIDEO | Empleada roció a un ladrón con gas pimienta y evitó un robo

Agustín
Policiales 12/06/2024

El hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad del comercio, donde se observa cómo un joven ingresa tranquilamente al lugar y simula sacar un arma de fuego. En ese momento, la empleada que atendía el negocio roció al delincuente con un aerosol, presumiblemente gas pimienta, desbaratando así el asalto.

Lo más visto